Técnicas

Punción Seca

Consiste en una técnica semi-invasiva que utiliza agujas de acupuntura pero un poco más largas (dependiendo de la profundidad del músculo a tratar). Se recomienda en el tratamiento del síndrome del dolor miofascial.

Dichas molestias se generan en los puntos gatillo miofasciales que son zonas hiper-irritables localizadas en un conjunto de fibras dentro del músculo esquelético con mayor tensión que el resto. Generan dolor con la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido. Son muy dolorosos, sobre todo cuando se presionan.

Pueden ocasionar molestias referidas (es decir, dolor que aparece en una zona alejada de donde se está presionando el punto gatillo). También pueden provocar hipersensibilidad (dolor ante estímulos de baja intensidad), disfunción motora (falta de fuerza, aparición de fatiga prematura y fenómenos como hipersudoración en la zona afectada y alteración de la sensibilidad en la región aquejada.

Objetivos de la Punción Seca:

La Punción Seca busca “desactivar” los síntomas que el punto gatillo (nudo muscular o punto muy doloroso) está generando en ese nivel o a distancia. Todo ello con el propósito de conseguir la relajación refleja de dicho músculo. Es una técnica levemente dolorosa en el momento que se practica y puede persistir dolor post-punción.

La idea es tratar esta zona de contractura máxima (punto gatillo miofascial), mediante la introducción de una aguja, en ese punto de dolor. Esto hace que el sistema nervioso central comience un proceso de regeneración del músculo dañado de forma que llegan más nutrientes. Si la punción ha sido acertada, el músculo se relaja en su totalidad y desaparecen síntomas como el dolor local y el dolor irradiado.